jueves, 6 de febrero de 2014

Frances Ha (2012), de Noah Baumbach


Buscando mi sitio 

Los cuatro protagonistas de Kicking and Screaming (Noah Baumbach, 1995) sufrían una especie de crisis existencial justo después de graduarse en la universidad que les impedía cortar por completo el cordón umbilical de la juventud. La incertidumbre que generaba el fin de una etapa vital y la obligación de comenzar una nueva impulsaba a los cuatro amigos recién graduados a pasarse medio año no haciendo nada por el campus. Estos adolecentes salinguerianos -Grover (Josh Hamilton), Skippy (Jason Wiles), Max (Chris Eigeman), Otis (Carlos Jacott)- parecían incapacitados y paralizados para dar el siguiente paso a la edad adulta. En Greenberg (Noah Baumbach, 2010), el depresivo carpintero Roger Greenberg (Ben Stiller) había sufrido algún tipo de crisis nerviosa que lo había obligado a pasar una temporada internado en el psiquiátrico. Greenberg dice que sufrió una gran ansiedad y que se le paralizaron las piernas. Pero su parálisis no es tanto física como vital. Roger cambió el ruido y la horizontalidad de Nueva York por la verticalidad y la tranquilidad de Los Ángeles en la casa de su hermano para no hacer nada. Algo valiente a su edad: 40 años, le dice una vieja amiga. Tanto los jóvenes de Kicking and Screaming como Greenberg padecen el mismo diagnóstico: inmadurez y malestar con el propio tiempo. Grover, Skippy, Max, Otis, están paralizados por el miedo al futuro próximo, por lo que vendrá ahora. Greenberg, podría entonar el himno de LCD Soundsytem y gritar “I’m losing my edge”. Incapaz de conectar con el presente, a Roger solo le quedaba recordar el pasado frustrado de su antiguo grupo de música con su amigo Iván (Rhys Ifans) y escuchar Duran Duran.....

Continúa leyendo en A Cuarta Parede

2 comentarios :

mlriudoms dijo...

Hey! Le tengo un monton de ganas a esa pelicula. A ver si me la pongo en breve.
Ire siguiendo tu blog ya q normalmente sigo las lecturas en goodreads.
saludos!

Horacio Muñoz Fernández dijo...

Es una película con la que es fácil identificarse si rondas los 30 pero estás más desorientado que a los 18; algo que por desgracia empieza a ser bastante habitual, teniendo en cuenta las circunstancias es las que estamos. Espero que te guste. Un saludo.