lunes, 26 de noviembre de 2012

Estética del siglo XXI: Cuatro citas del cambio.

"De la misma manera que las células actúan por duplicación de lo más pequeño a lo más grande, y acogen en su estructura toda la información del pasado para lanzarla al organismo futuro, la poesía postpoética intenta ser ese germen proteico, esa célula, que recoja la tradición, experimente con ella, la ensamble a todos los ámbitos de la cultura del Siglo 21 y la relance hacia un futuro orgánico, no estático, complejo, sin que por ello deba arrastrar proyectos utópicos del pasado" (Fernández Mallo, Agustin: Postpoesía. Hacia un nuevo paradigma. Barcelona, Anagrama, 2009. p. 12)

 "Los píxeles que proporcionan la textura de la imagen electrónica funcionan estructuralmente como las pinceladas para el pintor: constituyen una unidad de configuración sobre las que podemos operar particularmente. Me gusta en este sentido insistir en que la fotografía analógica se inscribe y la fotografía digital se escribe. Inscripción y escritura señalan dos estadios de competencia epistemológica entre los que se debate la creación contemporánea: de la descripción y del relato" (Fontcuberta, Joan: La cámara de Pandora. La fotografí@ después de la fotografía. Barcelona, Gustavo Gili, 2010, p. 187)

"La tecnología cibernética ha permitido conquistar ligereza en el uso del dispositivo que hace posible la captura de las imágenes. También ha estimulado la irrupción de nuevas escrituras audiovisuales, ha dejado explorar nuevas temporalidades y ha redefinido el lugar que el cine puede llegar a ocupar dentro de la globalización de las pantallas. Mientras que la industria del espectáculo no cesa de reajustar sus utopías acerca de una arte de lo virtual, la imagen digital redimensiona la cuestión del realismo, debilita fronteras que separaban las artes y permite que las imágenes circulen sin pasaporte". (Quintana, Ángel: Después del cine. Imagen y realidad en la era digital. Barcelona, El Acantilado, 2011, p. 139)

"La letra no basta pero quizá[...] la imagen tampoco, por eso la cosmovisión del siglo XXI se conforme probablemente a través de internextos, de formas textovisuales."Y es que el camino de la narrativa contemporánea consiste en ir siendo conscientes de sus posibilidades narratológicas[...]como interfaz, como medio de interlocución entre la historia que quiere contar y los diversos procedimientos actuales de comunicación que pueden hacerla llegar al lectoespectador". (Mora, Vicente Luis: El lectoespectador: Deslizamientos entre literatura e imagen. Barcelona, Seix Barral, 2012, p.66)