viernes, 14 de septiembre de 2012

Cuerpo a Cuerpo; Domènc Font



“El cine es como el fútbol: nadie duda en dar su

opinión, es decir que es formidable o asqueroso”.

Jean-Luc Godard


¿Qué se le debe exigir a un libro sobre cine en una época que todo el mundo se ha vuelto crítico y hace pública su opinión a través de una miríada de revistas, blogs y redes sociales? ¿Qué debe tener en unos tiempos donde demasiada gente se enfunda la bata de investigador y se pone guantes de látex para realizar estudios tan voluminosos como estériles? Cuando la mayoría de lo profesores universitarios se dedican a sacar libros y publicaciones de una mediocridad bochornosa con los que solo persiguen fines burocráticos. La mayoría de libros sobre cine que se publican en este país adolecen de tal falta de criterio, de creatividad, de método y de pasión que da vergüenza ajena, pero sobre todo adolecen de pensamiento propio. El que quiera saber cine más le vale leer de otra cosa porque con la mayoría de publicaciones sobre la materia, a parte de aburrirse profundamente ―debido en parte al academicismo e historicismo del que suelen hacer gala― no aprenderá absolutamente nada. No es de extrañar que Adrian Martin se preguntase “si hoy en día, el estudio académico del cine como sistema, un modo de pensar y de proceder, está realmente interesado en lo nuevo o lo desafiante“..... continúa en cuartaparede

No hay comentarios :