sábado, 19 de mayo de 2012

Ben Rivers/ Edward Gorey: la casa encantada.

No, Edward Gorey no hace el story board de las obras del cineasta experimental Ben Rivers. Sin embargo, como se puede apreciar en las imágenes, las resonancias visuales entre House (2007) y El ala oeste (1963) de Edward Gorey son asombrosas (y no tengo noticia de que Rivers citase la obra Gorey como fuente de inspiración). Son dos obras cortas en blanco y negro que muestran un acercamiento visual al espacio de la casa muy similar. Una estética de aires neogóticos que juega con los referentes de la casa encantada. En la obra de Gorey (en la que cada página se corresponde con una viñeta) no hay diálogos. El ala oeste es sobre el espacio de una casa lóbrega; apenas aparecen las típicas figuras humanas de Gorey ( que sin duda han influenciado a Tim Burton). Lo que le interesa es dibujar un espacio siniestro y fúnebre: paredes descorchadas, presencias fantasmales, puertas inquietantes. Lo mismo que House de Ben Rivers. Pero éste consigue darle la apariencia de un espacio tétrico y fantasmagórico a través de sugerentes juegos con la luz que modulan el espacio creando una atmósfera inquietante. Algo que me recuerda muchísimo a ciertas partes de Wedlock House(1959) de Stan Brackage. Sirvan estas obras y casas fantasmales para celebrar el anuncio de que House of Leaves, por fin, será traducida al castellano, gracias a la nueva editorial Pálido Fuego y a Alpha Decay.

"Since when did you bring a gun? Navidson ask, crouching near the door.
"Are you kidding me? This place is scary.
House of leaves. Mark.Z. Danielewski


House (2007) Ben Rivers
El ala oeste (1963) Edward Gorey















"En efecto, la casa es primeramente un objeto de fuerte geometría. Nos sentimos tentados de analizarlo racionalmente. Su realidad primera es visible y tangible. Está hecha de sólidos bien tallados, de armazones bien asociadas. Domina la línea recta. La plomada le ha dejado la marca de su prudencia y de su equilibrio. Un tal objeto geométrico debería resistir a metáforas que acogen el cuerpo humano, el alma humana. Pero la transposición a lo humano se efectúa inmediatamente, en cuanto se toma la casa como un espacio de consuelo e intimidad, como un espacio que debe condensar y defender la intimidad. Entonces se abre, fuera de toda racionalidad, el campo del onirismo" Gaston Bachelard, La poética del espacio.


"No he vuelto a ver nunca esta extraña morada... Tal como la encuentro en mi recuerdo infantilmente modificado no es un edificio, está toda ella rota y repartida en mí, aquí una pieza, allá una pieza y acá un extremo de pasillo que no reúne a estas dos piezas, sino que está conservado en cuanto que fragmento. Así es como todo está desparramado en mí; las habitaciones, las escaleras, que descendían con lentitud ceremoniosa, otras escaleras, jaulas estrechas subiendo en espiral, en cuya oscuridad se avanzaba como la sangre en las venas". Rainer María Rilke, Los cuadernos de Malte Laurids Brigge.